Alejandro Pestaña incide en la importancia de la comunicación entre comunidad y propietario arrendador en la vivienda turística

El presidente del Colegio de Administradores de Fincas de Málaga y Melilla, Alejandro Pestaña, participó el 21 de enero en una actividad organizada por la Asociación de Apartamentos Turísticos de Málaga y la Costa de Sol. El objetivo de este encuentro era profundizar en diversos aspectos clave de la vivienda turística. Por lo que el presidente del CAF Málaga prestó atención a cuestiones como la posibilidad de limitación del arrendamiento turístico en una comunidad de propietarios o la figura del administrador de fincas ante el desarrollo de esta actividad en una comunidad.

Uno de los puntos que suscitó más dudas entre los asistentes fue precisamente el del poder de limitación de una comunidad de propietarios a la vivienda turística. Alejandro Pestaña explicó la reforma efectuada sobre la Ley de Propiedad Horizontal a finales del 2018, por la que se establece la admisión de cláusulas o estipulaciones específicas de este uso inmobiliario siempre y cuando se cuente con la aprobación de las tres quintas partes del total de los propietarios.

Así, las comunidades pueden decidir si desean viviendas turísticas en su edificio comunitario, si solo la permitirán en determinados periodos del año o si el propietario que desarrolle esta actividad deberá contratar obligatoriamente un seguro para cubrir los posibles daños derivados de la misma. Son ejemplos de las múltiples posibilidades de acuerdo a los que pueden llegar las comunidades en materia de vivienda turística. El presidente del Colegio de Administradores de Fincas de Málaga y Melilla apuntó el dato de que en los últimos meses casi el 80% de las comunidades ha tomado limitaciones al respecto dado el inmenso crecimiento y expansión de la vivienda turística en la ciudad”.  

Este alto porcentaje de comunidades en la que se está condicionando la vivienda turística guarda una estrecha relación con los conflictos surgidos por la misma. “Hay situaciones que desaparecieron hace años en las comunidades y que ahora están volviendo a darse, como el olor a tabaco en los ascensores u otras zonas comunes, o las bolsas de basura depositadas en el rellano”, expuso Pestaña como ejemplo de contextos reales que producen esta conflictividad. A ello se suma el hecho de que “actualmente este tema es muy candente y ni los ayuntamientos ni las comunidades cuenten con una normativa unificada, prosiguió Pestaña.

Aunque lo importante, tal y como señaló el presidente del CAF Málaga, es que se establezca una correcta y fluida comunicación entre el propietario arrendador y la comunidad. El simple hecho de facilitar un teléfono de contacto es fundamental para evitar problemas mayores ante situaciones como inundaciones o molestias por ruido en el inmueble turístico. De igual forma, “el propietario no debe olvidar que el administrador es el interlocutor de la comunidad”, apuntó Alejandro Pestaña al aclarar que el propietario no debe delegar su responsabilidad en terceros como las plataformas de alquiler.

En este encuentro también estuvo presente José Antonio Rosa Ruiz, técnico de la Gerencia Municipal de Urbanismo y profesor en de Derecho Administrativo en la Universidad de Málaga, quien tomó la palabra para centrarse en la concesión de licencias turísticas.